Seguimos en Burgosdijital.net

Seguimos en Burgosdijital.net
Nos hemos trasladado a Burgosdijital.net

sábado, 31 de octubre de 2015

"Lo peor de todo es la luz", entrevista a José Luis Serrano

ENTREVISTA A JOSE LUIS SERRANO. A PROPÓSITO DE SU ÚLTIMA NOVELA “LO PEOR DE TODO ES LA LUZ” (EDITORIAL EGALES, 2015)
 (TAMBIÉN CONOCIDO EN LA BLOGOSFERA COMO “Elputojacktwist” en la página LGTB Dos Manzanas). LICENCIADO EN MATEMÁTICAS ES ESCRITOR Y PERIODISTA.  HABLAMOS CON ÉL  CON MOTIVO DE LA LLEGADA A LIBRERÍAS DE SU ÚLTIMA NOVELA “LO PEOR ES LA LUZ”, TRAS EL ÉXITO DE HERMANO Y SEBASTIAN EN LA LAGUNA, DE CAMINO A LA GRAN PANTALLA.
Por Eduardo Nabal

“Me encanta desafiar a los lectores. A lo mejor es pretencioso pero si consigo convertir a una persona, solo a una, en mejor lector, ya está todo conseguido por mi parte”

-“Lo peor de todo es la luz” comparte la arrasadora fuerza léxica de tus anteriores novelas pero es la mas arriesgada desde un punto de  vista formal. ¿Sabías que podías ganar un tipo de lectores y a la vez perder o mosquear a otros?
 Jose Luís Serrano: Lo dejé claro en el primer capítulo de mi primera novela (“Hermano”): no me interesa que me lea cualquiera. Quien quiera venirse conmigo en este camino que he emprendido, bienvenido. Dejaré muertos en las cunetas. Pero si quiero conseguir resultados nuevos no puedo hacerlo repitiendo las mismas cosas. Me da igual el éxito o el fracaso: solo me preocupa lo nuevo. En cualquier caso, no soporto subestimar a los lectores, y ellos esperan eso de mí. Eso sí: puede desconcertar al que se incorpora directamente a la tercera etapa.

-Sorprende ese “fluir de la conciencia”, ese monólogo interior, está casi morbosa atención al paisaje como un personaje más pero en esta ocasión hay también una reflexión sobre la literatura que precede o sustituye a la vida. ¿Hay libros  que curan o no del todo?
Jose L. Serrano: A mí los libros me salvaron la vida: lo hizo Dostoyevski, Proust, Cervantes, Pessoa, Conrad y muchos más. Pero de ahí a que la literatura sustituya a la vida hay mucho camino. Digamos que la hace más vivible. Más divertida. Más “llorable”. Más variada. El paisaje me interesa mucho, siempre ha habido paisajes reales en mis novelas. Con el paisaje real tienes la mitad de la novela escrita, y yo soy muy comodón. Alguna vez haré lo contrario: una novela autobiográfica en un paisaje de ficción, me da vueltas esa idea por la cabeza desde hace tiempo.

Jose Luis Serrano: En el libro se habla de un amor masculino no sexual, que puede definirse de muchas formas. Algunos pensamos en recientes títulos del cine vasco que, por otros, motivos aparecen como bastante asexuados. Pero tú lo planteas como un desafío de otra índole, casi como un desafío a los lectores.
J.L. Serrano: Ya lo dije: me encanta desafiar a los lectores. A lo mejor es pretencioso pero si consigo convertir a una persona, solo a una, en mejor lector, ya está todo conseguido por mi parte. Quiero que la gente se quede con la cabeza llena de preguntas, en vez de leer una novela como se lee el Nuevo Testamento: el escritor lo sabe todo y lo que escribe es dogma de fe. No me interesa eso, me interesa provocar la reflexión, la angustia que genera la duda. Ese amor masculino no sexual existe aunque no lo entendamos. Ya me han escrito varias personas diciendo que los protagonistas son homosexuales en el armario. Pues no, no lo son.

-Aunque no pasa nada especialmente trágico la relación entre los personajes dista de ser plácida como tampoco lo es el tiempo en Euskadi. ¿Como interpretamos el  miedo a la luz si es que hay que interpretarlo?
José Luis Serrano: El miedo a la luz viene del miedo a enfrentarnos con nosotros mismos, a que el paso del tiempo nos ha hecho ser (a lo mejor) eso que no queremos ser, eso que nunca quisimos ser. De repente se hace la luz (porque la luz siempre es la misma) y nos hace visibles. Nos vemos. Y no nos reconocemos. Volvemos por un instante a ser los que fuimos y nos miramos desde arriba. Es doloroso.

En el libro hay muchas localizaciones e introduces de lleno las nuevas tecnologías. Para mí las páginas más perfectas son las del deambular de los dos personajes mientras dialogan y crean la novela paseando por la costa cantábrica. ¿Salió así o hay algo de ejercicio de estilo?

J.L.S: Todo arte “oficial” es un ejercicio de estilo. No me creo a esos artistas que hacen cosas que “les salen de dentro”, que atienden a una “fuerza irracional”, a una “voz inspiradora”. Nada: es postureo. Todo es estilo, todo está pensado de antemano. Solo los locos hacen cosas de verdad, pero se etiqueta con otros nombres para no poner en evidencia a los que se llevan la pasta y mienten sobre su forma de crear. Vayan a Lausanne a ver el museo de Art Brut y se darán cuenta de la diferencia (tan obvia que a mí me hace llorar de rabia). Me encantaría estar loco y que todas mis novelas se encontraran en un cajón de una buhardilla a mi muerte, pero no: en mi caso es puro estilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada