Seguimos en Burgosdijital.net

Seguimos en Burgosdijital.net
Nos hemos trasladado a Burgosdijital.net

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La Ciudad deportiva militar (I): Hagamos memoria

Parece curioso, si no paradójico, que en la España del s.XXI, en una sociedad democrática fundamentada en la Constitución de 1978 donde se establece un Estado social y de derecho que reconoce la igualdad de oportunidades, derechos  y obligaciones entre todos sus ciudadanos, se sigan dando casos que contradicen el espíritu de la misma y que, sin embargo, no parece que despierten en la opinión pública la controversia que a priori parece que debieran de producir.

Uno de estos casos resulta el privilegio que siguen manteniendo ciertos sectores de la sociedad en contraposición al resto de la ciudadanía en el uso y disfrute de aquello denominado como “lo público”.  Concretamente nos referimos a espacios e instalaciones pertenecientes a organismos e instituciones públicas –como así resultan el Ejército y el Ministerio de Defensa- que se reservan únicamente para el goce (ocioso) de sus miembros y de aquellos ajenos a éstos que por cuestión de afinidad se ven beneficiados arbitrariamente también del disfrute de bienes de titularidad pública y, por lo tanto, de propiedad de ese ente jurídico llamado Estado que constituimos “todos” con el fin de lograr la buena gobernanza y la custodia del interés general de la totalidad de los ciudadanos.

La inicialmente denominada como “Sociedad Deportiva Militar” inició su actividad en 1945 como voluntad del general franquista Juan Yagüe Blanco –tras su llegada al frente de la Capitanía General de la zona con sede en Burgos pocos años antes- y tras la compra por parte del gobierno de la época de terrenos comprendidos entonces entre los términos municipales existentes de Burgos y Gamonal de Río Pico.


Tapia que rodea y aisla a la Deportiva Militar
                                                                                                                                      
Estas instalaciones que posteriormente pasarán a denominarse "Sociedad Deportiva Militar General Yagüe”, “Ciudad Deportiva Militar General Yagüe” y actualmente “Ciudad Deportiva Militar” nacieron con el objetivo, según se apuntaba por aquellos años, de: facilitar primeramente la preparación física del personal militar, estrechar los lazos dentro del personal de las Fuerzas Armadas y fomentar las relaciones sociales con el personal civil. Aquellos años de postguerra supusieron –como bien sabemos- un período de privación civil generalizada en el que los ayuntamientos carecían de instalaciones de esta naturaleza y que –como mal menor ante tan abultado agravio- se cedía habitualmente su uso para la organización de ciertos eventos y se permitía el acceso al personal no militar en calidad de “socio” o, bien, mediante el pago de la correspondiente entrada.

Durante las siguientes décadas las instalaciones de la “Ciudad Deportiva Militar” se fueron ampliando y completando hasta adquirir su tamaño y fisonomía actual. En ella y mediante el abono de un canon anual se posibilita la práctica disposición libre de sus instalaciones deportivas a sus “usuarios”, la organización de escuelas y diferentes secciones, así como la realización de diversas actividades sociales, culturales y recreativas.

Es en 1981 cuando se redactan los últimos Estatutos y cuando se ordenan y establecen definitivamente la diferente tipología de sus “usuarios”, distinguiéndose así entre: ‘Usuarios de Número’ (colectivo militar), ‘Usuarios Eventuales’ (civiles), ‘Usuarios Familiares’ (hijos de los anteriores, menores de 26 años), ‘Usuarios Transeúntes’ (otros familiares) y ‘Usuarios de Honor’.

 Poco queda en estos momentos del – muy controvertido- espíritu con el que nacen estas instalaciones (caso repetido en otras ciudades con tradición castrense por toda España) en las que primaba su utilidad en el adiestramiento de tropas (ahora suplido por los nuevos acuartelamientos), ni de su motivación para la confraternización de los miembros de las Fuerzas Armadas (mermado ya en su carácter singular de antaño con la profesionalización de los cuerpos). Actualmente la “Ciudad Deportiva Militar” resulta ser en realidad un “Club” de características privadas asentado en terrenos de titularidad pública en el que habita aún personal militar, pero en el que predomina entre sus miembros el carácter bajo y medio burgués de la sociedad burgalesa que ve en la pertenencia a este tipo de instituciones –más que cuestionables- un elemento de distinción social en un entorno “clasista” secular aún no superado.

Sobre el recuerdo del papel desempeñado por la ciudad de Burgos durante la Guerra Civil, posterior represión y larga dictadura franquista se quejaban recientemente de forma enojada, diferentes medios de comunicación locales y miembros de la candidatura, al ser preguntados por ellos en el proceso de designación final de la capitalidad cultural europea a la que se aspiraba. Puede, no obstante y a nuestro pesar, que efectivamente reflejos de ese papel asumido en aquellos momentos estén aún más que presentes en el “mapa urbano” de la ciudad y en la propia “idiosincrasia” de la sociedad burgalesa actual; en la que sobreviven, con normalidad y sin aparente cuestionamiento, instituciones con un carácter más propio de la sombría época en la que vieron la luz que en la España democrática del nuevo siglo.

21 comentarios:

  1. Una verguenza admitida, lo de la deportiva militar. Milikos y pijos reunidos en un terreno de todos.

    ResponderEliminar
  2. Todavía quedan muchas cosas que arreglar en esta ciudad para poder llamarse "democratica" aunque votemos cada 4 años.
    El caciquismo y las influencias están tan presentes como el Cid frente al teatro principal.
    la deportiva es un símbolo y debería abrirse a toda la población.
    Gracias burgosdijital por hacer memoria.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Un facha reconoce a otro, Rotten... La intolerancia es un claro signo de estupidez e ignorancia... Tú de eso vas sobrado, por lo que se ve.
      Yo no soy facha, ni soy pijo, ni millonario, pero soy socio. (al paso que va la burra, por poco tiempo...)
      Tú, al parecer, sí eres un facha reaccionario que habla sin saber...

      Eliminar
  4. La demagogia no es buen camino. Utilizando el razonamiento del artículo por qué no son de libre acceso para todos los ciudadanos los centros deportivos de alto rendimiento (Sierra Nevada, Madrid, etc)
    ¿Por qué las instalaciones deportivas de las universidades, que pagamos todos con los impuestos, no son de acceso libre para los obreros y ciudadanos en general?
    En la gestión de la "Deportiva" hay mucho que mejorar, entre otras cuestiones que se restrinja sus uso para los militares y familias.
    Estoy de acuerdo en que los "civiles" no pintan nada en esas instalaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no estoy de acuerdo en absoluto con que los civiles no pintan nada en las instalaciones. Según esa afirmación, y ya que es un centro de ocio deportivo, los militares deberían pagar ÍNTEGRAMENTE los gastos de dichas instalaciones. Pero les viene muy bien que los civiles paguemos el doble y que mantengamos las instalaciones bajo sus estrictas normas...
      Si los civiles no tuvieran derecho a entrar, las instalaciones no tendrían razón de ser, porque serían un LUJO PAGADO CON DINERO PÚBLICO, y no estoy por la labor de pagarles a los militares semejante dispendio, no te jode...

      Eliminar
  5. Perdona pero para demagogia la tuya. Por cierto los obreros y los ciudadanos en general pueden ir a la universidad si llegan por sus méritos y consecuentemente utilizar las instalaciones. En el caso de la deportiva NO. Te lo explico un poco más claro. Los de gamonal pueden entrar en las instalaciones de la UBU, pero no pueden entrar en la Deportiva militar.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades Burgosdijital, la fuerza de la costumbre nos hace estar ciegos ante situaciones habituales que hemos conocido toda la vida. He leido con interés el artículo y si pretendéis despertar el interés del lector, lo habéis conseguido conmigo.
    He sido testigo de situaciones vejatorias con respecto al acceso restringido a estas instalaciones y artículos como este podrán despertar una conciencia colectiva más crítica. Si somos capaces de difundir esta idea, seguro calará en esa sociedad dormida y en unos años todos se plantearán un cambio hacia lo que siempre ha sido dogma de fé.

    ResponderEliminar
  7. El argumento que esgrimes en tu post es realmente pobre.

    Pongamos el caso de que yo quisiera acceder a un partido del Real Madrid en el Santiago Bernabeu y que no me dejaran entrar porque no soy socio. Nos parece algo lógico y normal que unos señores que pagan su cuota de socios accedan al campo y otro no...correcto?.

    Dejando a un lado la propiedad de los terrenos, que está claro que pertenecen al Ministerio de Defensa y que los puede destinar a esta instalación de forma totalmente legal, no es el único organismo público que tiene beneficios para sus miembros. Los enfermeros, los médicos, los aparejadores o los periodistas tambien tienen lugares privados de acceso restringido por estar colegiados o pertenecer a un colectivo y trabajar opara el estado, lugares o beneficios a los que solo ellos pueden acceder...economatos, centros médicos, descuentos... pero claro, si lo tienen los militares hay que poner el grito en el cielo.

    Alguien apuntaba en un comentario el uso de las universidades públicas para todos los ciudadanos...¿y los patios de los colegios? ¿por qué en las piscinas municipales hay que sacarse un carnét? para recibir una clase de tenis en una instalación municipal tengo que apuntarme y esperar que me concedan una plaza... como es público debería tener acceso ¿no?

    Creo que este concepto que manejais muy a menudo en el blog de que la propiedad privada es algo de derechas y que el acceso público es de izquierdas merece una reflexión y muchos matices de por medio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. joder, se te va la pinza...por supuesto que para todo hay que sacarse un carné, de alguna manera tendrás que identificarte....pero que haya una ciudad deportiva militar como un enclave cerrado a unas personas sí y a otras no, por qué ?, terrenos del ministerio de defensa para tod@s,o sea que si eres militar o allegado sí, si no...a tomar post culo...

    ResponderEliminar
  9. ningun privilegio para militares y guardia civil, por qué ? yo también quiero deportiva militar y casa gratis, vamos, por la patilla

    ResponderEliminar
  10. en pleno siglo 21 y con diferenciaciones clásistas tan obvias en terrenos públicos.

    ResponderEliminar
  11. ¿ por qué aún siguen concediendo estos privilegios a una casta que ya no los tiene? si quieren ser pijos que se lo paguen ellos, que hagan su club privado,aunque con el sueldo que tienen mal, pero por tiempo libre para disfrutar en pensar en batallitas no será, en la reserva con 45 años y sin marcarla nunca más....esto es crisis.

    ResponderEliminar
  12. los pijos aisladitos se lo pasan mejor

    ResponderEliminar
  13. Creo que el ejemplo de las instalaciones universitarias es muy claro. El que quiera usarlas que se haga universitario y el que quiera pagar por usar un centro deportivo militar que se haga militar. Decir que los que entran ahí son pijos es como decir que aquellos a los que no os gusta sois imbéciles

    ResponderEliminar
  14. vaya ejemplo más absurdo anónimo anterior, si está muy bien un centro deportivo militar para ellos, pero en sus propios terrenos...de la misma manera hagamos un centro para bomberos, policia nacional, funcionarios en general,....esto estaría mal visto, no? pero para militares, que llevan en la reserva desde los 48 años, esto está bien visto porque así lo dijo tu Caudillo...

    ResponderEliminar
  15. los que entran allí son pijos pobres la mayoría, o sea, piojos resucitados como dirían antiguamente.

    ResponderEliminar
  16. el que vale vale, y que no pa militar,

    ResponderEliminar
  17. Vamos a ver, pero cuanta envidia. El que quiera entrar que apruebe una oposición del Ministerio de Defensa.

    ResponderEliminar